Tipos de aislamiento térmico para edificios -Casas, pisos, hoteles, y cualquier tipo de finca-

A la hora de mejorar la eficiencia energética de los edificios es determinante tener en cuenta los tipos de aislamiento térmico para casa como para cualquier tipo de vivienda o inmueble, gracias a los cuales podrás ahorrar hasta la mitad de energía.

Con el uso de los aislamientos térmicos adecuados reducirás el consumo de climatización hasta en un 50% y, por ende, conseguirás una reducción en la emisión de dióxido de carbono y respetar el medioambiente.

¿Qué son los aislantes térmicos?

Son aquellos materiales utilizados en la construcción de un edificio o vivienda que hacen resistencia frente al paso de calor y frío y logran frenar el traspaso de grados del exterior al interior del hogar favoreciendo la eficiencia energética.

Existe una gran variedad de tipos de aislamiento térmico para casas según materiales (naturales, sintéticos, etc.…) y formatos (rollos, placas, etc.…).

Conocerlos bien te permitirá elegir aquellos que sean los más adecuados para las necesidades de tu vivienda y te ayudarán a mejorar el rendimiento energético de la vivienda y, además, reducir las facturas de consumo eléctrico, gasóleo, y/o gas, según el tipo de climatización.

Ventajas de un correcto aislamiento térmico

En España la mayoría de las viviendas carecen de un óptimo aislamiento térmico, pero a través de la rehabilitación energética se puede conseguir y mejorar, así, la eficiencia energética del mismo y disfrutar de las siguientes ventajas:

  • Conseguiremos reducir las pérdidas de calor y frío de la vivienda. Reduciremos la energía necesaria para compensar estas pérdidas y, por tanto, reduciremos el consumo energético.
  • Lograremos una temperatura del interior de la vivienda más homogénea aumentando el confort de la misma.
  • Se reduce la percepción del ruido exterior al ser estos tipos de aislamiento térmico para casas también aislantes acústicos.
  • Al mejorar la calidad energética de la vivienda aumenta también su valor.
  • Prevenimos la creación de mohos, humedades y condensaciones.
  • Al reducir el consumo energético, disminuyen las emisiones de dióxido de carbono y cuidamos más del medio ambiente.

¿Dónde podemos aplicar los tipos de aislamiento térmicos para casas?

Cuando se va a construir un edificio de viviendas o una casa, o se va a proceder a su rehabilitación energética, se tiene que contemplar la instalación de aislamientos térmicos para casas en los siguientes puntos:

  • Aislamiento térmico de la cubierta. Se procederá al aislamiento térmico de la cubierta del edificio, así como su posterior impermeabilización.
  • Aislamiento térmico de las fachadas. Se procede al aislamiento térmico en los muros de la vivienda, tanto en el exterior de la misma, interior mediante trasdosado o inyectado en la cámara de aire. Se tendrá en cuenta se tendrá en cuenta: la orientación, la zona climática, la calidad y espesor del aislamiento.
  • Aislamiento térmico de paredes interiores. Es importante tener en cuenta el aislamiento térmico de los tabiques interiores en aquellas zonas de la vivienda que estén en contacto con zonas comunes no climatizadas.
  • Aislamiento térmico de suelos y techos. Es recomendable contemplarlo en aquellas zonas en contacto con zonas exteriores o no habitables y climatizadas tales como trasteros o garajes, por ejemplo.

Como has podido comprobar, es sumamente importante tener en cuenta tanto los tipos de aislamiento térmicos para casas, tanto para exterior como para interior. A través de este tipo de soluciones conseguiremos optimizar la eficiencia energética de la construcción y reducir el consumo energético.

Ventajas y tipos de aislamiento térmico para el exterior

Siempre que es posible es recomendable el aislamiento por el exterior frente al interior ya que presenta las siguientes ventajas:

–  Su instalación es compatible con otras obras de mejora de la fachada necesarias en el edificio (seguridad, estética, etc.…).

–  No interfiere en la vida de los vecinos, no siendo necesario desocupar la vivienda.

–  No disminuye la superficie útil de las viviendas.

– Elimina los puentes térmicos, es decir, aquellos puntos de unión de las carpinterías y muros donde se producen pérdidas de energía.

Los tipos de aislamiento térmico para el exterior a tener en cuenta son:

  •  Sistema de Aislamiento por el Exterior SATE.
  • Fachada ventilada.

Sistema de Aislamiento por el Exterior SATE

Este sistema consiste en revestirla fachada del edificio con planchas de aislante normalmente EPS o XPS, y posteriormente aplicar un mortero sobre una malla de agarre que aporta rigidez y da el acabado final. El objetivo es conseguir continuidad en el aislamiento evitando los puentes térmicos.

Con este sistema de aislamiento térmico para casas conseguiremos las siguientes ventajas:

  • Se evitan los puntos de entrada de frío (esquinas, pilares, etc.) y aumenta el aislamiento de nuestro edificio. 
  • Con la elección de espesores en función de la eficiencia energética lo primero que notaremos es que tendremos que utilizar menos la calefacción y el aire acondicionado para estar a la misma temperatura que antes. 
  • Con el aumento de la eficiencia energética conseguimos un importante ahorro mensual en el consumo. 
  • Lo podemos utilizar sobre cualquier fachada plana y permite múltiples acabados.

Fachada ventilada

El sistema de fachada ventilada se compone de una capa aislante y un material de revestimiento que se fija al edificio con una estructura portante. Gracias a esta estructura, entre el muro portante y el material de revestimiento se crea una cámara de aire ventilada.

Este tipo de aislamiento térmico para casas ofrece las siguientes ventajas:

  • Alarga la vida útil de la fachada. La circulación del aire en la cámara de aire mantiene seco el material del revestimiento exterior incrementando su durabilidad.
  • Mejora el aislamiento térmico y acústico. 

Ventajas y tipos de aislamiento térmico para el interior

Es muy común que se dé la situación de que queramos aislar o mejorar el aislamiento de nuestra vivienda, pero la comunidad de propietarios no esté dispuesta a iniciar un proyecto de rehabilitación energética, por lo que tendremos que contemplar las opciones de aislamiento térmico por el interior que presentan las siguientes ventajas:

– No requiere el acuerdo de una comunidad de propietarios en el caso de edificios colectivos.

– No se requiere el uso de sistemas de andamios.

– Compatible con otras obras de interior.

– Factible en edificios en los que no se puede actuar en la fachada exterior, como edificios históricos con grado de protección.

– Permite corregir deterioros o defectos de planimetría de los muros de cerramiento

El aislamiento térmico por el interior contempla básicamente dos tipos:

  • Trasdosado interior.
  • Insuflado (relleno de la cámara de aire).

Trasdosado interior

El sistema de trasdosado interior consiste en colocar paneles rígidos de material aislante a modo de tabique «adherido» a la fachada. Existen trasdosados que se adhieren a la pared y otros que requieren de una subestructura metálica.

La principal ventaja de este tipo de aislamiento térmico interior para casas es que no necesitamos que la fachada disponga de cámara de aire y nos permite elegir el espesor de aislamiento, además de garantizarse que el mismo va a ser constante en toda la vivienda.

Como desventaja a tener en cuenta es que debemos considerar que al colocar el trasdosado perdemos superficie útil de la vivienda (entre 4 y 10 centímetros en todo el perímetro).

Insuflado

El aislamiento insuflado es un sistema que consiste en introducir aislamiento a presión (poliuretano, poliestireno, celulosa), en las cámaras y cavidades (siempre y cuando tenga entre 4 y 10 cm), de aquellos elementos de la envolvente del inmueble, en los que se pretenda mejorar su comportamiento térmico.

Instalar este tipo de aislamiento térmico interior para casas conlleva como principal ventaja es que la obra apenas nos causará molestias y a diferencia del trasdosado, no perderemos superficie útil en nuestra vivienda.

La desventaja que debemos contemplar es que estamos limitados a la anchura del interior de la cámara de aire, que puede ser insuficiente, y dependemos de que la cámara sea continua, ya que de lo contrario dejaríamos zonas sin aislar produciendo un importante puente térmico. 

Si has decidido mejorar la eficiencia energética de tu edificio o vivienda y quieres abordar la mejora de su aislamiento térmico, queremos ayudarte.  Contacta con nosotros para que te informemos de cómo podemos ayudarte a llevar a cabo este proyecto y recomendarte el mejor tipo de aislamiento térmicos para tu casa, tanto para exterior como para interior.

Últimas Noticias